Una vez que todo lo que hicimos para tapar las tres ventanas, los agujeros de rejillas y entradas de agua y agujeros formados por óxido estaba seco, podíamos ponernos manos a la obra. Y si no sabes a qué nos referimos, puedes verlo pinchando aquí.

En esta fase de la camperización nos tocó abrir un agujero en la chapa reparada, para poner una ventana mas pequeña que iría en la zona de la cocina.

Para ello solo tuvimos que medir bien, cortar con una radial, limar los bordes, volver a darle pintura protectora y atornillar la ventana y el marco.

Con las otras tres ventanas viejas que quedaban, también teníamos trabajo.

En un principio queríamos poner todas nuevas, pero… las ventanas valen un pastizal. Y además, encontrar las ventanas exactamente de las mismas medidas, no era tan fácil como pensábamos.

Así que, decidimos sacarlas, sanearlas y volver a colocarlas haciéndoles nosotros un nuevo marco.

Esto era necesario hacerlo porque las ventanas no estaban bien selladas (ya fuera por el material o el paso del tiempo) y había ido entrando agua, de forma que se había formado algo de óxido en los bordes y la madera del marco había empezado a pudrirse.

Así que quitamos el marco, la ventana. Limpiamos todo el óxido de los bordes y le dimos Hammerite. Luego hicimos unos marcos nuevos con listones de samba. Limpiamos bien las ventanas. Y volvimos a atornillarlo todo. Y, aunque se ve que las ventanas están algo trilladas, quedaron mucho mejor de lo que estaban.

En esta fase de la camperización también nos tocó quitar la claraboya, que al igual que pasaba con las ventanas, había estado pasando agua y se había oxidado todo alrededor.

Quitamos la claraboya vieja, quitamos todo el óxido y suciedad. Pintamos con Hammerite para evitar óxidos. Hicimos un marco y atornillamos la nueva claraboya sellando bien. En nuestro caso optamos por una Fiamma Turbo-vent de 40×40 con ventilador y extractor.

Claraboya Vieja
Claraboya nueva

En nuestro perfil de Peoople vamos creando algunas listas con enlaces de los artículos que usamos o compremos. Sólo tienes que descargarte la app que, por supuesto, es gratuita.

Todo el proceso de la chapa, tapar ventanas, poner nuevas, sanear viejas, tapar agujeros, tratar óxidos, colocar claraboya… nos llevó bastantes días, pero estamos muy contentos con el resultado. La verdad es que para no haberlo hecho nunca, no cometimos ningún fallo garrafal, al menos que hayamos visto hasta ahora…. mas de un año después de terminar el proceso.

Podéis vernos mas al día en nuestra cuenta de Instagram, en la que subimos pequeños vídeos contando nuestro día a día, fotos de nuestras aventuras y tienes unos destacados con toda la camperización.

El último paso que nos quedaba ya para terminar con la chapa era dar una capa de Hammerite a toda la furgo. Esto lo hicimos porque al tener que cincelar toda la furgo para quitar los restos de aislamiento que tenía al comprarla, dejamos toda la chapa arañada.

Al ocurrir esto, quitamos la pintarura de la furgo dejando la chapa expuesta y por lo tanto con posibilidad de que salga óxido. Así que lo mas sencillo fue pintar todo el interior.