DIARIO DE VIAJE

Comenzamos el día en el Torcal de Antequera, en Málaga.

Nos levantamos sin prisas y disfrutando de la mañana. Además, yo me he levantado algo acatarrada y no estoy para mucho trote.

Aún así, por la tarde decidimos ir a dar un paseo por el Torcal y nos pareció precioso.

IMG_8371 copia

Estuvimos menos de dos horas y tenemos claro que volveremos a hacer un ruta. Las formas y colores son increíbles.

20180515_203630cielo2 copia
IMG_8358cielo2 copia

Volvimos antes de que anocheciera y pasamos la noche en el parking de “El chorro” ya que mañana Samuel quiere hacer una Ferrata.

Por la mañana Samuel se fue temprano. Yo me quedé descansando, creo que tengo un poco de fiebre por el catarro (y aunque estuviera bien, ya sabéis que no hago ferratas).

No es una Vía Ferrata muy larga. Son aproximadamente 3 horas, unos 650m de recorrido y unos 250m de desnivel.

Tiene un puente Tibetano, un puente Nepalí y una tirolina.

Samuel dice que la tirolina le impresionó bastante ya que una había hecho una tirolina yendo solo.

Pero la disfrutó mucho. La verdad es que disfruta como un enano colgado en la montaña.

Como también disfruta yendo solo, siempre suele salir antes de algún grupo por si acaso le ocurriera algo por el camino, y además cada uno llevamos un walkie para comunicarnos.

A su vuelta, nos fuimos a pasar el resto de la tarde y la noche en el pantano de Ardales, que nos pareció muy tranquilo y bonito.

DCIM106GOPRO

Mañana tenemos la intención de hacer “El caminito del rey”.

En un principio creímos que no íbamos a poder conseguir entrar, pues no había entradas disponibles hasta verano. Pero cuando Samuel volvía de la ferrata alguien le comentó que a las 9 de la mañana ponían a la venta algunas entradas.

Así que vamos a optar por eso de madrugar mucho y ponernos a la cola para poder hacerlo. Saldremos sobre las 7 de la mañana y nos tocará esperar casi dos horas. ¡Yuuhuuu!

Esperemos que al menos consigamos las entradas.