Hoy abandonamos Phnom penh para dirigirnos a Sihanoukville.
El billete lo compramos ayer en la guesthouse donde alquilamos la moto, pues en la propia estación de autobuses vimos que nos salía igual de precio, y aquí en la agencia además te recogían y te llevaban a la estación.
Nos recogieron temprano y llegamos a Sihanoukville sobre las 14h.
Nos dejaron en una especie de descampado (o para de autobús) donde, como siempre, varios tuk tuk nos ofrecen llevarnos.
Nos vamos con un hombre que lleva taxi y que nos sale más barato.
Pedimos que nos deje en la zona donde teníamos reservada una habitación. La mujer que hay allí nos indica que hace tiempo que no trabajan ya con Agoda (una página tipo booking, donde habíamos hecho la reserva) y que por lo tanto el precio que aparece ya no vale, y nos quiere cobrar más del doble.
Nos enfadamos bastante, pues habíamos pagado esa noche a través de la página. Decidimos que luego contactaríamos con la página, pero había que encontrar un lugar donde dormir.
Hace mucho calor, y no parece haber nada por la zona.
Encontramos otra guesthouse que parece estar bastante bien. Es temporada alta y los precios que nos dicen son muy altos, pero Samuel se pone a mirar en booking y encuentra una habitación doble disponible en esa misma guesthouse, mucho más barata de lo que nos decían.
La chica se queda un poco pillada, y nos dice que la reservemos. Así que nos sentamos en los sofás que tenían, pedimos una coca cola y nos disponemos a hacer la reserva. Pero para nuestra sorpresa, según la vamos a hacer, la página pone que la oferta ya no está disponible.
Nos levantamos a hablar con la chica, que nos indica que hablemos con su jefe, que… casualmente, estaba sentado detrás nuestra escuchando todo. (evidentemente había sido él quien había eliminado rápidamente la oferta).
El hombre nos habla de malas formas y con sonrisa burlona. ¡menudo imbécil!
Por supuesto nos marchamos de allí. Me da rabia no recordar los nombres de esas dos guesthouse.
Conseguimos encontrar la calle turística, llena de guesthouse y bares. Al final optamos por una, Craig’s, que nos sale a 10 dolares la noche.
Dimos una vuelta por la playa y volvimos a la habitación. Escribimos a la página de agoda por lo ocurrido y luego nos fuimos otra vez a la guesthouse donde tuvimos el problema, a hablar con el dueño. Nos tocó discutir con él, pero al final termino contactando con la pagina y nos indico que no nos iban a cobrar nada.

Voy a empezar explicando el por qué vinimos directamente a las playas de Camboya en vez de recorrer el país desde la frontera.
Estando en Konglor, nos registramos en la página de HelpX, que básicamente es para encontrar trabajos como voluntario en diferentes países. Escribimos a varios lugares, y de los que nos contestaron, nos llamó la atención un lugar llamado “Belinda Beach” en una pequeña isla en Koh Sdach. Un resort de 4 o 5 estrellas.
Nos ofrecen 4 horas de trabajo, ya sea en el bar, en el jardín… etc; a cambio de alojamiento, comida y disfrute de las instalaciones. Además, aunque en el anuncio decía que era imprescindible hablar inglés, en el email nos indican que no nos preocupemos por ello (a Samuel le preocupaba un poco).
Estamos super contentos, pues vamos a pasar un mes más de viaje, sin gastar apenas dinero y disfrutando de un lugar increíble por 4 horas de trabajo.
Así que por ese motivo hemos venido hasta Sihanoukville.
Hoy por la mañana vamos a una agencia para que nos tramite la extensión de visado (la que te dan al cruzar la frontera es de un mes, y nos la van a extender otro mes más). La extensión nos sale a 55 dólares por cabeza y nos indican que tardará unos 4 días.

12341473_1242566215760916_2999650121252035570_n


Aprovechamos para comprar un billete a Koh Rong para mañana, una isla cercana. Nos dan a elegir entre pagar 15 dólares por un billete de Slowboat que tarda 2 horas en llegar, o pagar 20 dólares por un billete de un barco que tarda 1 hora en llegar.
Por supuesto, optamos por el slowboat. Después de lo que hemos recorrido, una hora no es nada, y 10 dólares ahorrados mucho.
Decidimos pasar el día en Shoka beach. Estábamos prácticamente solos y muy, muy a gusto.

12289730_1238353692848835_7729795368426880172_n
12308792_1238353662848838_4847787733732390847_n
12313720_1238353476182190_1239775010463298192_n
12321560_1238353536182184_5050749067268815132_n


Después comimos algo en la habitación y aquí, hago un inciso para comentaros algo muuuy importante al resto de mochileros.
Estando aún en Laos, se nos ocurrió comprar un pequeño calentador de agua. Calienta el agua en, no se… ¿un minuto? Y comer nos sale aún más barato si cabe. Decidimos comprarlo porque aunque la comida sigue siendo barata, vimos que el precio en Laos era más alto, y si te compras tus propios noodles en las tiendas puedes comer o cenar por unos 0,50 céntimos.
Pasamos el resto de la tarde dándonos un baño en Serendipity beach, y tomando una cerveza viendo el atardecer.

12299316_1238353746182163_7209941074062409361_n
12342700_1238353719515499_6520539062261391580_n


Por la noche no pudimos resistirnos y fuimos a un restaurante japonés que había en nuestra calle, donde nos servían un rollo de makis por 2€.