Ayer no hicimos prácticamente nada. Samuel empezaba a estar regular, así que nos quedamos de relax en la habitación durmiendo y viendo pelis.
Pero hoy, Sam estaba bastante peor. Ya venía algo malo con el tema de los aires acondicionados, y creo que el agua del coral le ha causado una infección en el oído. Lo tiene taponado y con mucho dolor, así mañana tiraremos para Sihanoukville y contactaremos con el seguro.
Por la mañana mientras Sam dormía, me he ido a dar una vuelta por la isla a fotografiar. Luego compré los billetes de slowboat para mañana y algo para comer.

11204914_1241569135860624_2858286549650261297_n
12342766_1241569189193952_5191419532775142657_n
12346506_1241569082527296_4706375760884282400_n


Por la noche Sam estaba un poco mejor y salimos a darnos una vuelta. Nos encontramos con nuestros compañeros de habitación y otra gente que conocimos en la isla y estuvimos en un bar de cervezas y echándonos unas risas. Fue una buena noche de despedida.

12313830_1241569715860566_361134347703858225_n

El slowboat salía sobre las 9 am. Samuel seguía hecho polvo.
Nada más llegar a Sihaunoukville, fuimos a coger habitación en el mismo sitio en el que estuvimos la otra vez e intentamos contactar con el seguro.
Como la otra vez, contactar por teléfono nos era imposible, así que les envié un email.

Tardaron varias horas en contestar, y algunas más en darnos una solución.
Al final, nos mandan a una clínica en Sihanoukville “CT Clinic”. Así que (ya de noche), cogimos un tuk tuk hasta la clínica.
Una vez que llegamos, la señorita del mostrador, nos indica que no nos va a poder atender porque tienen roto el aparato para hacer las otoscopias. Y nos indica que la única clínica que lo tiene es una en Phnom Penh, y que debemos ir allí.
¿Que qué?, Phnom Penh está a unas 4 horas de aquí. Y como le indicamos a la chica, no solo la distancia, si no que Samuel está con muchísimo dolor y si vamos a Phnom Penh tenemos que esperar a mañana, coger un bus (con aire acondicionado), e ir con las mochilas y todo.
Así que le dije que no aceptábamos eso y pedí que nos pusieran en contacto con el seguro.
Estuvimos horas intentando solucionar algo. Recibía llamadas de personas que no sabía ni quienes eran, además hablando en inglés y con mala cobertura.
No sé como lo hice, pero al final, hablando con ellos, nos dijeron que nos pagaban una ambulancia hasta la capital. ¡Menos mal!
Estamos agotados, son alrededor de la 1 am (alrededor de unas 15 horas después de haber contactado con el seguro, como para tener un accidente grave), y nos esperan 4 horas de viaje.
Las mochilas se quedan en la guesthouse que ya está pagada, vamos con lo puesto.
Llegamos sobre las 5 am a la clínica Khema. Según entramos, nos da algo de miedo. Una pequeña sala de espera, con camillas sólo separadas por unas cortinas y todo lleno de insectos.
La clínica ya tiene notificación de nuestra llegada, así que tumban a Samuel en una camilla para examinarle, mientras yo relleno los papeles para el seguro.
Le hacen un análisis de sangre en el que por poco me desmayo. ¡Qué manera de sacar sangre por Dios!
Finalmente nos indican que tienen una infección en el oído y que necesitará antibióticos, y que el médico que le hará la otoscopia no está hasta mañana. Así que nos dan la opción de volver mañana o que le ingresen. (dado que es una clínica de pago te lo tienen que preguntar, pero como tenemos seguro evidentemente pido que se le ingrese).
Todo cambia cuando nos suben a la habitación. Es privada, totalmente impecable, con baño propio, televisión, un sofá para que duerman las visitas, armario… ¡menudo cambio!
A Samuel le ponen varias vías con suero y antibióticos. El pobre está echo polvo. ¡qué estrés de día! Y encima no hemos comido absolutamente nada…

img-20151208-wa0042-01


A ver que ocurre mañana.


Por la mañana traen una carta a Samuel para que pida algo para desayunar. Más tarde nos avisan de que el doctor está aquí. Revisa a Samuel y al rato lo bajan a una sala donde le hacen la otoscopia.
Le limpian el oído bien para quitar toda la pus que lo tapona y le mandan varias pastillas, gotas, etc.
Cuando subimos a la habitación nos indican que tiene que llegar la confirmación del seguro para que nos den el alta y nos podremos ir, pero… ¿no nos van a llevar de nuevo?
Vuelvo a pedir ponernos en contacto con el seguro, y le explicamos que son las 5 de la tarde, y el último bus sale sobre las 16h de allí a sihanoukville, lo que significa que si no nos llevan, deberemos irnos a habitación y luego coger un bus al dia siguiente unas 5 horas con aire acondicionado motivo por el cual empezó a estar malo. ¡Y no llevamos tanto dinero encima! Dejamos todo en la guesthouse.
Al fin, nos contestan que nos pagarán un taxi hasta sihanoukville. Y en cuanto llega el email de confirmación del seguro a la clínica, nos dan los informes y las pastillas y nos dan el alta.
Tenemos que esperar a que venga el taxi, así que me paso por un restaurante cerca para comprar algo de comer. Yo llevo casi dos días sin comer y estoy muerta.
El taxi es un coche grande y cómodo, pero el viaje se hace muy pesado.
Al fin estamos en la guesthouse. Mañana nos quedaremos para ver si Samuel mejora y ver qué hacemos.