SAINT TROPEZ

DIARIO DE VIAJE

Dejamos Marsella y nos dirigimos a St. Tropez.

No sabemos muy bien como será nuestra estancia allí, pues St. Tropez es una zona de turismo de lujo. ¡Menos mal que las playas son gratis!

Nada más llegar allí, intentamos buscar una playa donde pudiera venir Pupi, pues quitando ríos y calas… todavía no hemos visto ninguna playa en nuestro viaje en la que permitan perros.

Una señora muy amable, nos dijo cuando llegamos al parking de una de las playas, que cerca había otra playa llamada La Moutte que es mucho más tranquila y en la que probablemente podamos bañarnos con el perrín.

Nos cuesta un ratillo encontrarla pues hay que dejar el coche aparcado varios metros antes de la playa y luego ir andando.

Y, efectivamente, la playa era increíble. De piedras (¡bien! odio la arena), con el agua muuuy clarita, ya había algunos perros, ya había gente en topless o sin bañador y estábamos casi solos. ¿Qué más se puede pedir?

IMG_20170620_202131_675_wm
Playa de la Moutte
20170620_182539-01_wm
20170620_184009-01_wm
20170620_191552-01_wm

Pasamos la tarde bañándonos, y luego nos fuimos a la furgo a cenar y arreglarnos para salir a dar una vuelta por el puerto.

La temperatura aquí es genial, incluso hace un poco de fresco por la noche. Así que como no nos vamos a entretener mucho, esta vez dejamos a Pupi al fresquito en la furgo.

Se nota que es verano, las calles están llenas de gente aunque, sinceramente, nos esperábamos algo más… grande. Nos pareció algo así como un Puerto Banús más ‘finolis’.

20170620_230220-01_wm
Puerto de Saint-Tropez

Si os decimos la verdad, no nos atrevíamos a sentarnos en ningún sitio. Todos los bares/restaurantes/garitos eran tan pichis que solo pensábamos en la clavada que nos iban a meter.

Al final, después de dar varias vueltas, nos sentamos en uno algo más cutre, en el que sirvieron un Gin tonic y un mojito que dejaron muuucho que desear. Eso sí, ¡33 pavazos!

IMG_20170621_000959_180_wm

A la mañana siguiente fuimos a dar una vuelta por Saint Tropez, aunque estamos algo estresados y no lo disfrutamos mucho. Así que recogemos las cosas y tiramos rumbo Cannes.

Carrito de compra