No es lo mismo comprar una furgoneta nueva, que una de segunda mano. Y mas si hablamos de una furgoneta que tiene 30 años.

Nuestra Mercedes, como os fuimos contando por Instagram, la compramos a un hombre de Sevilla que a su vez se la compró a otro hombre que la tuvo parada durante muchos años, por eso solo tenía 160.000km.

Este hombre de Sevilla intentó camperizar la furgoneta, dedicando poco tiempo y pocos medios, según nos contó. Pero no fue hasta que empezamos a limpiarlo todo, cuando nos dimos cuenta de que, efectivamente, estaba todo hecho un desastre.

No nos malinterpretéis, no criticamos las buenas intenciones del hombre. Ni tampoco van los tiros por diferencias en gustos. Realmente el hombre hizo las cosas sin tener mucha idea, con pocos medios y pidiendo ayuda a gente que le hizo las cosas regular.

Lo primero que hicimos fue quitar absolutamente todo lo que había dentro y al retirar algunos muebles encontramos incluso bichos.

limpiar furgoneta camperizar

Los marcos de las ventanas también los tiramos. Nos dio pena porque nos íbamos a quedar con algunas ventanas, pero estaban destrozados y llenos de pintura (porque al pintar las paredes no se les ocurrió cubrir los marcos).

Pero esto no fue la peor parte. Al retirar las maderas que hacían de pared, nos encontramos con el aislamiento.

Lo que encontramos fue mucho corcho blanco, pegado con una resina a las paredes. Espuma seca también, y además metida en todos los huecos de los nervios junto con mas corcho y resina.

limpiar furgoneta camperizar aislamiento

En uno de os siguientes posts hablaremos un poco mas del aislamiento, pero sí que os podemos decir que no queríamos aislar con corcho y mucho menos tener los nervios sin que pudiera pasar aire. Así que nos tocó quitarlo todo cincelando la furgo con espátula y martillo. Y luego con cepillo de cerdas metálicas.

limpiar furgoneta camperizar aislamiento

Nos costó varios días quitarlo todo y aún así hubo cosas que fueron imposibles de limpiar.

Una vez quitamos todo lo que pudimos, limpiamos la furgoneta de arriba a abajo para retirar todo el polvo y restos.

Solo nos quedaba pasar por el taller para dejar la furgoneta lista para empezar a camperizar.

Como tuvimos que subir a Bilbao, aprovechamos para pasar a ver a Raúl y Sergio de Northkamp y enseñarles la furgo en persona, y a Rafa y Ana de Talleres Faito para una revisión completa.

talleres faito bilbao

Ya nos lo dijeron antes de hacer la compra de la furgo en un taller en Sevilla, pero Rafa nos confirmó que la furgo estaba estupendamente, que en los bajos no había nada de óxido y que todo sonaba perfecto.

talleres faito bilbao

Cambiamos todos los filtros y aceites, aprovechando para ver cómo se cambiaba todo y poder hacerlo nosotros mismos durante los viajes.

talleres faito bilbao

También cambiamos las ruedas, que estaban echas polvo de estar tantos años paradas y un clima de tanto calor.

Ahora, ¡Toca empezar a camperizar!