CHICAS FURGONETERAS: TIPS DE VIAJE

 

Hola viajeros y en especial, viajeras.

Hoy os traigo un post muy especial para vosotras que espero os sea de ayuda.

Os hemos contado un montón de cosas sobre cómo viajar en furgoneta. Y cada vez son más los que se unen a este tipo de vida nómada.

Y aunque la mayor parte de nuestra audiencia (según los datos que nos muestran las redes sociales) son hombres, se que cada vez son más las mujeres que, ya sean solas, en familia o en pareja, se lanzan a viajar con la casa a cuestas.

Las que llevamos un tiempo viajando en furgoneta sabemos que, sobre todo nosotras, debemos ingeniárnoslas con el espacio. Tener cuidados con los “por si acaso” y otra decena de trucos más que se han vuelto imprescindibles.

Así que hoy os voy a hablar de eso mismo.

Obviamente, no todo servirá para todas. Muchas cosas dependerán de gustos o manías. Pero espero que mi experiencia al menos os saquen de algunas dudas.

UNA CASA SOBRE RUEDAS Y POCO ESPACIO

Es obvio que cada “casa sobre ruedas” es diferente por su tamaño, el número de personas que viajan en ella, etc.

Todas tienen algo en común, y es que te harán abocar al sentido del minimalismo. Te guste o no.

Los que nos conocéis sabéis que no solo vamos en una furgo pequeña (una Vito w638) si no que además, nos encantan los deportes. Así que solamente con el material deportivo, casi que tenemos que salirnos nosotros. Bicis, arreos de escalada, paddle hinchable, material de trekking, esterilla de yoga, y un largo etc de accesorio varios.

En nuestro caso además, que tenemos un canal de viajes, no os podéis imaginar la cantidad de material tecnológico que podemos llevar.

Y digo yo, ¿Qué espacio me queda a mi para mis cosas? ¡Yo! que no entiendo del desapego y que estoy cada vez más cerca de un síndrome de diógenes.

Así que os voy a contar cual ha sido mi experiencia, os daré algunos consejos y os recomendaré algunas cosas que espero que os sean útiles.

ORGANIZARTE SEGÚN LOS DÍAS DE VIAJE

Sí amiga, porque aunque no te lo creas, ¡no necesitas lo mismo para 15 días que para 4 meses!

Tú estás segura de que sí, pero luego te darás cuenta de que la típica frase de “menos es más” es bastante acertada.

Así que veamos, ¿de cuánto tiempo estamos hablando? y no menos importante, ¿a dónde vas?

Os pongo dos ejemplos.

El año pasado me fui cuatro meses por Europa hasta el norte de Noruega.

Este año, me voy dos meses por España.

Os digo desde ya que mi “pedazo” de armario para la ropa en el viaje de Europa iba petado. Llena, llenísima de “porsis”

¿Sabéis cuánta de esa ropa usé? Yo diría que un 20%.

Y eso es porque durante ese viaje no tuve en cuenta que la mayor parte de nuestras actividades fueron de montaña. Y cuando estábamos en la furgoneta me ponía una sudadera, un pantalón de pijama y listo.

¿Qué narices hago con cuatro vestidos, tres faldas, cinco crop tops, y tres pares de tacones? ¡Estoy loca!

Además, por esas zonas, pocos bares y pocos o ningún conocido. Por lo que tampoco teníamos ningún momento social en el decir “me voy a vestir medianamente bien”

Así que 200kg de ropa para un viaje de aventura de cuatro meses… ¡¡error!!

Ahora bien, en breve me voy a ir dos meses por España. En furgo también.

Va a hacer mejor tiempo (o eso espero). Voy a hacer, no solo actividades de montañas, si no que visitaré ciudades. Y será un viaje mucho más social, pues quedaremos con familiares, amigos y conocidos. ¿Qué voy a hacer?

Pues llenar el armario exactamente igual. Hasta arriba. Pero esta vez con razón. Y aquí es cuando Samuel me odia mucho.

Aunque viajar por España me da una baza bastante grande con el tema espacio y es que, ¡puedes pararte en cualquier lado a comprar cualquier cosa! Ropa, comida, cosas de higiene. Por lo que podré economizar espacio en muchas otras cosas.

Cuando fui hasta Noruega eso no era una opción factible, ya que el precio de las cosas es inmensamente más caro. Por lo que llevábamos muchas reservas, de muchas cosas. Y eso al final, es mucho menos espacio para vivir.

Así que, tómate un rato para “llorar” por esas prendas súper bonitas que sabes que no vas a ponerte, y sácalas de la furgo. Ya.

IMPRESCINDIBLES DE VIAJE

Igual que hay cosas que no nos van a servir para nada, hay otras que son realmente imprescindibles.

Y chicas, atención a esto porque creo que es lo más importante que os voy a decir.

¡COMPRAOS UN MALDITA COPA MENSTRUAL! ¿Qué hacéis que no la tenéis aún?

Bueno, me relajo y os cuento un poco más sobre ella.

Yo llevo usándola ya unos cinco años. Y puedo deciros que en temas de menstruación es uno de los mejores inventos que han sacado nunca. Al menos a mi parecer.

A cada amiga o chica que conozco se lo digo (y no, no las vendo jaja). A día de hoy, se me hace muy raro que una mujer no use la copa.

Y sí, aún conozco muchas chicas que por desconocimiento ni se atreven a usarlas, o no dan el paso.

La copa menstrual no da alergias, es fácil de poner.

Cuesta entre 15 y 20€, pero tiene una duración de ¡10 años! En serio, ¿Cuánto dinero te gastas en 10 años en tampones y compresas?

Es suave y no irrita. Eso quiere decir que si tu crees que hoy te va a venir la regla y has quedado o vas a la playa, te lo puedes poner sin que te haga daño. Aunque aún no te haya bajado. Y si luego resulta que no te baja ese día, no pasa absolutamente nada.

Y en cuanto al olor, ¿qué os voy a contar?

Las compresas no las usos desde que tengo 12 años. Me parecen lo más asqueroso del mundo.

Los tampones, hasta que compré la compa, me parecían el mejor invento, pero pueden irritar e incluso producirte infecciones. No siempre te duran lo que te tiene que durar, pueden ocasionarte el síndrome del shock tóxico y además… ¡ese maldito hilo que se mancha de pipí y al final acabas siempre mojada y oliendo mal!

Con la copa, ¡cero manchas, cero olor, y puedes tenerlo puesto hasta doce horas!.

Además, no genera residuos. Cosa que me parece bastante importante.

Pero ¿Cuál debo usar?

Eso es bastante personal, pero por mi experiencia os recomiendo Iris Cup. Es la que yo me compré la primera vez y es súper suavecita.

Además, puedo opinar habiendo probado otra, porque una vez la perdí y decidí comprarme otra más barata, no recuerdo el nombre. Me compré otra marca porque esa costaba 10€ y por aquel entonces Iris cup costaba como 30€.

Deciros que la usé ese mes y la tiré. Me hacía daño y era mucho más áspera.

Así que volví a comprarme Iris cup. Además en Amazon la puedes encontrar por unos 16€.

Así que ¡¡¡mujer de mi vida!!! ¿Qué haces que no estás con la tarjeta en mano ya? Me lo agradecerás.

LA “GRAN” PREOCUPACIÓN: EL PELO. ¿PUEDO LLEVAR SECADOR?

Se que no soy la única a la que preocupa este tema a la hora de viajar en furgoneta.

Me habéis preguntado en más de una ocasión cómo hago para tener siempre el flequillo peinado, el pelo tan liso, etc.

Pues chicas, lamento decepcionaros, pero no hay trucos secretos. Tengo el pelo muy, muy liso. Así que da la impresión de que siempre lo llevo bien peinado.

Pero sí que os puedo dar algún consejillo como que nada más ducharos le deis a vuestro pelo la forma que queráis. Y si podéis secaros un poco el flequillo que es la zona más “rebelde”, llevaréis el pelo más o menos decente. Al menos las que tengáis el pelo liso.

En cuanto al tema del secador: nosotros en la furgo llevamos una segunda batería y un inversor de potencia de 1100W. Esto quiere decir que puedo enchufar cosas a mas de 12V, pero aún así hay cosas, como el secador, que tiran muchísimo de batería.

Yo llevo uno pequeño de viaje, pero en cuanto lo enchufo empieza a tirar de batería como loco. Por lo que lo puedo usar sólo cuando tenemos batería suficiente y solamente para secarme el flequillo y que no me coja formas raras.

Tened en cuenta que, con el pelo tan largo que tengo, con un secador normal ya tardo más de 15 minutos en secármelo. ¡En la furgo con un secador pequeño sería imposible!

Hay algunos secadores de pelo a 12V en tiendas camper o internet, al menos yo vi uno al pasar por Francia. Pero incluso la chica de la tienda me dijo que no lo comprara que no me iba a servir para nada. No os puedo decir, nunca he usado uno.

También os recuerdo que todo esto es para “hipiorras” como yo que no pisamos un camping durante nuestros viajes. Las que sí vais a camping podéis enchufar un secador de pelo normal.

Otro consejo en cuanto al pelo cuando viajamos en furgoneta. Llevad un champú en seco. Yo en casa no lo uso para nada, pero de furgoneteo me ha “salvado la vida” en más de una ocasión.

MAQUILLAJE

No suelo usar mucho. Si os soy sincera, desde que empezamos con este estilo de vida… cuando no estamos viajando, estamos trabajando todo el día. Y cuando digo todo el día, es todo el día. Así que me maquillo más bien poco.

Aún así, considero que algo de maquillaje es ”imprescindible”.

Además, también tengo en cuenta que durante mis viajes estoy con unos cuantos ojos puestos encima. Vídeos, fotos, redes sociales en general. Y aunque ya me habéis visto sin maquillaje muchas veces, está bien tener algunos truquitos. Así que, ¿qué llevo yo para un viaje en furgo?

Para mi hay tres tipos de situaciones:

En la que quieres ir “sin” maquillar, o al menos que lo parezca. Porque por mucho que haga vídeos, seamos sinceras, creo que ir con sombras y purpurina a la playa queda raro. 

Hace poco descubrí un producto que es posible que ya conozcáis. Es para ocultar los poros. Te deja la cara mate y sin brillos. Se puede usar con o sin maquillaje y es una pasada.

Combinado con unas ampollas que venden en Mercadona que literalmente te estiran la piel de las bolsas de los ojos y un par de toquecitos de rímel…

¡Voilá! tienes un look de “No, yo es que me levanto así”. Y encima sin manchas de maquillaje.

Una opción también cuando salgas un tiempo de viajes es hacerte una permanente en las pestañas. Consiste en que te apliquen un líquido que deja tus pestañas curvas y un tinte. Parecerá que llevas las pestañas pintadas siempre y dura como un mes y medio aproximadamente.

Para cuando quieres ir poco maquillada, puedes usar una BBcream. Muchas llevan incluso protección solar por lo que son geniales para darte un toque de color. Y, como no, un poco de rímel y colorete.

Cuando quiero ir más maquillada llevo una base de maquillaje, corrector de ojetas, eyeliner, khol negro para la linea del ojo, rímel y colorete.

No suelo usar pintalabios porque tengo los labios muy sensibles, pero suelo llevar un par. Y también uno o dos pintauñas (¡siempre tiene que haber alguno rosa!).

Siempre llevo agua micelar. En mi caso he aprendido que, si en un año en mi casa no he gastado un bote agua micelar, ¡de furgoneteo tampoco lo voy a gastar! Así que, un bote pequeño, y una crema hidratante.

HIGIENE Y DEPILACIÓN

Desde que tengo edad para elegir qué productos uso, siempre he usado los dos mismos productos para el pelo: H&S y una mascarilla de Pantene.

Cuando nos fuimos el año pasado de viaje, un poco antes de irnos, descubrí que hay algunas marcas que tienen toda una gama de productos naturales, que no se testan en animales, que no llevan aceites de palma, que no tienen químicos y no contaminan el medio ambiente.

Y, ¿Cómo le vas a decir que no a eso que está tan de moda que es ser buena ‘perzona’?

No, fuera de bromas, nos pareció muy buena idea, aunque estaba algo preocupada por mi melena.

¿Cuál es mi opinión? Pues que hay que acostumbrarse.

Tenemos tantísimos químicos en el pelo y en el cuerpo que cuando usas una de esas pastillas de jabón, parece que ni te estás lavando. Pensé: “Ahora sí que me siento hippie”.

Pero cuando llevas un tiempo usándolo notas el cambio a mejor. Además, ya sabéis que nosotros no pisamos campings. Y, aunque siempre buscamos terrenos lejos de cursos de agua o con vegetación, saber que estás usando productos que no dañan el medio ambiente, te tranquiliza bastante.

Aún así os soy más que sincera. Cuando vuelvo a casa, vuelvo a usar los productos de siempre. Sobre todo porque, aunque las marcas que uso no son precisamente baratas, la diferencia de precio es bastante grande. 

Aquí además os recomiendo las ampollas esas de reparación 1 minuto de Pantene. Cuando llevas el pelo super trillado de estar de furgoneteo tantos meses, te deja el pelo como nuevo.

En cuanto a la depilación os digo que ¡yo estoy hasta el mismísimo de la depilación! Así que he decido que cuando vuelva de este viaje (porque ya no me da tiempo), me voy a hacer la depilación láser.

Pero mientras tanto, no queda otra que sufrir.

Nunca he sido capaz de usar las máquinas eléctricas. Me parecen una tortura. Así que para irme de furgoneta suelo llevar bandas de cera fría y cuchillas.

Con estos consejos termino (de momento). Espero que os hayan sido de ayuda. ¡Ahora no hay excusa para no irse de viaje!

Sigue nuestras aventuras por el mundo!